Sunday, February 17, 2013

Bali: Jimbaran

Bali presenta muchas actividades y paisajes diferentes, entonces el plan fue moverse a diferentes ciudades para poder ver todo lo que tiene para ofrecer. Luego de Kuta nos dirigimos a Jimbaran, una ciudad en el sur famosa por sus playas y pesca. En el camino queríamos probar un restaurant vegano que vimos en Happy Cow, nos costó muchísimo encontrarlo porque el sistema de direcciones en la isla es pésimo y los taxistas son desastrosos, no conocen calles y tienen que preguntar a cada rato cómo llegar.

Nuestro alojamiento era la casa de un balines (Made) con su novia holandesa, muy amables los dos, nos trataron como en casa sirviendonos el desayuno en nuestro balcon a la mañana y recomendándonos lugares para ir y actividades para hacer. Llegamos por la tarde el primer día y no hicimos mucho más que descansar hasta la cena, tratamos de encontrar algun restaurant bueno y barato pero no encontramos nada y terminamos comprando algunos snacks en un minimercado y nos volvimos a dormir.


La última foto de arriba muestra una ofrenda que ponen en la puerta de los negocios, en los vehiculos, las casas, todos lados. Ponen una por la mañana y otra por la tarde, consiste de una cajita hecha con unas hojas duras y contiene flores, arroz y algunas otras cosas, depende de lo que se tenga a mano. Es tan importante para los hindúes que aún si no tienen dinero para comer, la ofrenda está primero, prefieren no comer a no poner ofrenda.

Al otro día nos fuimos a una playa llamada Dreamland, que si te dejás guiar por el nombre pensás que es una playa espectacular, pero al llegar era solamente una playa común sin nada destacable. Estuvimos un rato por ahi, nos metimos al agua, que era más para surfear que para nadar y nos volvimos. En el camino de vuelta fuimos a un restaurant indonesio que nos recomendaron los dueños de casa y fue claramente el mejor restaurant de Bali. Tenían una selección de diferentes comidas y que te servian alrededor de una bocha de arroz, ibas eligiendo lo que querías comer y te cobraban según lo que tenías en el plato, nunca paso más de USD 1.60 por persona.
Por la tarde, y después de una rigurosa siesta, nos fuimos a otra playa más cercana, Jimbaran beach. Esta si no defraudó, una playa bien grande, con muchos restaurantes sobre la arena, bastante limpia y con un agua muy calma para nadar, según dicen es la mejor playa para nadar de Bali. Tuvimos la suerte de ver el atardecer en la playa y fue lindo, aunque las nubes le sacaron un poco el encanto.
Con semejante descubrimiento para el almuerzo, a la hora de la cena repetimos lugar, barato y delicioso, imbatible.




A la mañana siguiente visitamos nuevamente la playa de Jimbaran, ya que nos había gustado mucho y era bastante tranquila, sobre todo temprano a la mañana. Después de disfrutar un poco más el mar, volvimos a tener el último desayuno con Made y nos partimos hacia Sanur.

No comments:

Post a Comment