Thursday, March 14, 2013

Bangkok recargado

Nuevamente en Bangkok! Esta vez fuimos a un hostel nuevo, Urban House, que resultó uno de los mejores en los que estuvimos hasta el momento. Llegamos bien temprano a la mañana y nos dejaron dormir en una habitación por un precio reducido, todo un lujo después de un incómodo viaje en micro desde Phuket. Cerca del hostel está el parque Lumphini, que entre otras atracciones es conocido por sus lagartijas monitor, similar a los dragones de Komodo. En el parque anduvimos en un cisne a pedal en el lago que tiene, y pudimos ver algunas tortugas que andaban nadando por ahi. También encontramos bastante polución, como en toda la ciudad, y toser no es nada raro!




Los puestos callejeros de comida están en todas partes, y esta vez nos decidimos a probar un aunténtico pad thai callejero. La experiencia fue todo un éxito, no sólo el hecho de ver como te hacen la comida enfrente tuyo, lo que te asegura que no hagan nada raro, sino que por USD 1 te comes un buen plato de comida. La mayoría de los puestos venden diferentes tipos de carnes que, claramente, no investigamos, pero pudimos probar además del pad thai, unos buñuelos con verduras y frutas varias cortadas a la vista.



Al día siguiente fuimos a una clase de cocina en un restaurante vegetariano (May Kaidee). Empezamos con un tour por un mercado cercano, viendo vegetales, hierbas y otros productos que después usaríamos en la cocina. La clase consistia de unos 12 platos diferentes, de los que cocinamos la mayoría nosotros. Toda la preparación estaba hecha, todo cortado y medido para las recetas, así que las comidas parecían muy fáciles de hacer. Todo resultó muy delicioso, seguramente probaremos reproducir estas recetas en San Francisco.
A la noche decidimos ir a un Moon Bar, un bar/restaurante en un piso 62. La vista era buenísima, lo malo es que Bangkok tiene mucho smog y todo lo que estaba un poco lejos se veía turbio. Los precios del bar eran altos como el edificio, pero valió la pena tener esa vista por unos minutos.





Lo único importante que nos faltaba ver en Bangkok eran los templos. Tomamos un barquito que nos llevó cerca del Grand Palace, uno de los templos principales, casa del buda de Esmeralda. El lugar está lleno de edificios diferentes, budas por todos lados. En el templo principal, dónde se aloja este famoso buda, no se puede sacar fotos, pero no me di cuenta hasta que me pego un manotazo uno de seguridad cuando estaba gatillando, no salió nada igual pero me pidió con un tono poco amigable que la borre. La verdad que el buda es bastante chico (foto), pero es la mística que lo hace atractivo, una suerte de Virgen de Luján del budismo.
Después fuimos a Wat Po, un templo que tiene un buda recostado gigante, este si era impresionante, grande y dorado. En este templo también tienen una casa de masajes famosa, y aunque era más caro que otros lugares decidimos probarlo porque nos lo recomendaron, estuvo bien pero tal vez el precio no lo justificaba.
Seguimos el tour por el Ananda Samakhom Throne Hall dónde lamentablemente no se podía sacar fotos pero era muy lindo, un museo que mostraba muchos objetos que fueron regalados al rey y la reina de Tailandia. Mucho oro, diamantes, plata, lujo por todos lados.
Seguimos rumbo a otro templo y nos encontramos con Chinatown, similar a todos los otros barrios chinos del mundo pero un poco más apretado, hubo un momento que nos tuvimos que meter en un negocio para que pase un auto.
Tratamos de buscar otro templo que habíamos dicho de ir pero ya se estaba poniendo bastante insoportable climatológicamente hablando, así que decidimos terminar el tour.
Esa noche fuimos a un bar irlandés dónde había noche de trivia, cosa que no hacíamos desde Nueva Zelanda, y como siempre últimos cómodos, pero fue divertido igualmente. Cerramos la noche con otros pad thais callejeros, que terminaron siendo un clásico de esta parte del viaje.






A pesar de todo el tráfico, el hacinamiento, la polución, Bangkok terminó siendo un lugar muy interesante para visitar, con muchas actividades para realizar, precios accesibles y gente amable.

No comments:

Post a Comment