Saturday, March 2, 2013

La ojota perdida de Maruca Fosati (Malasia)

Kuala Lumpur nos encontró con un clima pesado y con bastante lluvia. Lamentablemente perdimos la cámara de fotos en el viaje del aeropuerto al hostel, así que tuvimos que salir a comprar otra. Por suerte Malasia tiene electrónica a precio comparable a USA, y también tienen un centro comercial de 7 pisos dedicado a este rubro, no fue nada difícil encontrar lo que queríamos. Otra mala noticia fue que durante los primeros días de Malasia Ashley se enfermó, así que estuvimos adentro bastante tiempo descansando y mirando películas. Una vez que se recupero visitamos un poco el centro, dónde estan las torres gemelas Petronas, hay muchos negocios y shoppings.





Decidimos ir hacer un viaje corto a Cameron Highlands, que es una región famosa por las plantaciones de te. Allí hicimos un tour por las plantaciones, caminamos por una selva que está cubierta de musgo y también visitamos plantaciones de frutillas. Aparentemente las frutillas son algo exclusivo de esa región y son difíciles de encontrar en el resto del país, se puede encontrar todo tipo de artículos relacionados con las frutillas, muñecos, remeras, gorras, paraguas, etc, etc. Esta región tiene muchos inmigrantes indios que vinieron a trabajar la tierra y muchos ahora son terratenientes o tienen algún negocio, por eso está lleno de restaurantes indios.


Volvimos a Kuala Lumpur y nos hospedamos en otro hostel (Agosto Inn), esta vez más cerca del centro. Nos quedamos dos noches ahí y tuvimos la mala suerte de dormir con chinches (bedbugs), así que nos fuimos a otro hostel (Nest Guesthouse) para última noche que nos quedaba. Nos había quedado pendiente visitar Batu Caves, que es un templo hindú muy grande donde hay una estatua gigante de Lord Murugua. El lugar es muy impresionante, el templo está adentro de la montaña y hay muchas cuevas, de ahí el nombre. Para llegar al templo hay que subir una escalera bastante larga pero entretenida, en el camino hay muchos monos que se divierten robándole cosas a la gente, no vimos ningun delito de los macacos pero es lo que nos comentaron. En una parte del templo había un casamiento y fuimos a ver, como siempre hay que dejar el calzado afuera, todo muy lindo pero cuando fuimos a calzarnos de nuevo mis ojotas desaparecieron, claramente tenían muy poco valor así que desistí de hacer una búsqueda intensa y me fui a comprar un par nuevo, lo curioso fue que al volver a pasar por esa parte del templo aparecieron mis ojotas como por arte de magia, deje mis ojotas nuevas que eran bastante peores y volví a agarrar las mías.





Paseamos bastante por Chinatown porque estaba cerca del hostel, hay un mercado muy grande con muchos artículos de marcas renombradas de dudosa procedencia y comida, es un lugar muy colorido que vale la pena visitar. También fuimos a ver la plaza Merdeka, que es una plaza famosa con edificios antiguos alrededor y luego fuimos al museo de arte islámico, un recorrido corto pero informativo del mundo Islam. En el camino al museo hay una mezquita muy grande pero no pudimos entrar porque ese día estaba cerrado para los no musulmanes.



En conclusión, Malasia nos recibió bien y nos gustó mucho, hay varios lugares que no pudimos explorar pero esperamos poder volver algún día, el costo de vida es bastante bajo en comparación así que es un lugar muy atractivo y la gente en general amable y con ganas de ayudar.

No comments:

Post a Comment