Wednesday, April 17, 2013

Perdidos en Praga

Después de un cómodo viaje en tren desde Viena, llegamos a Praga, la capital de la República Checa. Nos encontramos con una ciudad con muchas construcciones antiguas, compacta como para ir caminando a todos lados y con mucha explotación turística que le quita un poco el romanticismo que le da la arquitectura.





Degustación de cervezas



La noche del mismo día que llegamos fuimos a un bar que tenía noche de trivia. Por suerte nos agrupamos con otra pareja que la tenía bastante clara y conseguimos un digno tercer puesto. Entre tantas preguntas, me pedí una degustación de cervezas locales; afortunadamente se equivocaron con los vasos y me servieron de más. El país es un gran productor y consumidor de cervezas, de hecho la pilsner es original de un pueblo cercano a Praga.






Varios de los cinco días que estuvimos en Praga pasamos por la plaza principal, dónde mucha de su historia ocurrió. Rodeada de edificios históricos como la torre del reloj astronómico, la iglesia de Nuestra Señora enfrente del Týn(!?) y la torre del Ayuntamiento, se mantiene mayormente intacta desde su construcción ya que no recibió muchos ataques y bombardeos, sobre todo en la segunda guerra mundial que destruyó muchas ciudades europeas. En esta plaza y también desparramados por toda la ciudad podés encontrar artistas callejeros, la mayoría músicos. No es raro ver un ensamble de gente mayor tocando alguna pieza clásica. Caminar por el adoquinado rodeado de edificios antiguos escuchando la música clásica en vivo es lo que, por lo menos yo, tenía en la cabeza de la Europa clásica y romántica, puedo volver tranquilo, Europa fue un éxito.




Las calles de Praga tienen un trazado bastante particular y parecen no seguir niguna convención, por lo menos en el centro y alrededores, es decir, es un caos. No nos pudimos separar del mapa en ningún momento y aún así hubo momento dónde no teníamos ni idea en dónde estábamos.

En un deslíz de nuestra atento rechazo a las trampas turísticas, fuimos a ver un concierto de música clásica. Teníamos en mente ir a alguno de todas maneras, así que aceptamos la amable invitación de un señor panfletero. El concierto resultó aceptable, aunque claramente organizado para turistas.



Como en todas las ciudades donde está disponible hicimos un walking tour, de los basados en propinas claro está. Esta vez lo ofrecían también en español y porque el grupo era más reducido nos fuimos con un guía chileno a pasear por la ciudad. Conocimos un poco de la historia, catedrales, edificios históricos y leyendas de la ciudad.



Una de las atracciones principales es el castillo de Praga, situado al otro lado del río del centro histórico. Más que un castillo es una ciudad-castillo, el edificio más imponente del lugar es la catedral de San Vito, el resto son edificios más sobrios pero que en su conjunto hacen el "castillo" más grande del mundo. Actualmente es la oficina del presidente. Vale la pena ir al castillo sólo por la vista, situado sobre una montaña se aprecia toda la pintoresca ciudad de un vistazo.





Un restaurante que se convirtió en clásico ya es Loving Hut. En San Francisco somos clientes frecuentes y nos sorprendió encontrar franquicias de este restaurant vegano en casi todas las ciudades que visitamos. Es el lugar por default que sabemos que podemos ir sin problemas. Esta vez ofrecían un buffet para el almuerzo muy sabroso aunque no tan económico.



Para cerrar, Praga nos gustó como ciudad para visitar, es la parte de Europa que seguro no vamos a encontrar en otros lugares, por lo menos capitales. Si podés ignorar toda el negocio del turismo que abunda sobre todo en el centro, es una ciudad hermosa e imperdible en cualquier viaje a Europa.

Mención especial I: En la ciudad abundan los perros como ya habíamos visto también en Viena, no es raro verlos en trenes, subtes y restaurantes. Lo que si nos sorprendió fue ver a una persona con su chanchito en la estación de tren. Según dicen los chanchos son excelentes mascotas, este por lo menos se portaba mejor que un perro.


Mención especial II (sólo para Argentina): Como ya mencioné antes la música clásica abunda por todas partes en Praga, o en casi todas. En un negocio de souvenirs sonaba esta perlita de la composición Argentina.


No comments:

Post a Comment