Monday, May 6, 2013

Muy Munich

Después del fallido intento de volver a Alemania (perdimos el tren desde Paris y nos tuvimos que quedar una noche más en Francia), llegamos a la tarde del mismo día que teníamos planeado. Ese mismo día jugaba la semifinal de la Champions League el local Bayern Munich contra el Barcelona. Fuimos a buscar una cena rápida y volvimos al hostel donde supuestamente lo iban a pasar, como al final no lo iban a pasar fuimos a buscar algun bar cercano pero todo estaba repleto de gente así que no quedo otra que volver al hostel y mirarlo por internet. Munich es una ciudad muy futbolera y hay locales de su equipo por toda la ciudad.

A la mañana siguiente fuimos a recorrer la ciudad en un walking tour y para nuestra sorpresa, nos dimos cuenta demasiado tarde que nos habíamos olvidado la cámara. Tuvimos que ir el día siguiente a sacar unas fotos de la ciudad. Entre otras cosas que hicimos subimos a la torre de una iglesia que tiene una de las mejores vistas y como el día estaba bien despejado se podían ver los alpes nevados a lo lejos.





En nuestro último día fuimos a pasear por el Englischer Garten, uno de los parques urbanos más grandes del mundo. El clima estaba cálido y despejado, por lo que el parque estaba lleno de gente. Muchos jóvenes, patos y gansos y algunos nudistas, un paisaje muy pintoresco recorrido por unos arroyos dónde algunos se bañaban. También vimos una bicicleta en el fondo de un arroyo y nos dijeron que hay una ola artificial dónde la gente va a surfear pero no la llegamos a ver.


Después del parque fuimos al Deutsches Museum, pero llegamos un poco tarde y no nos dió tiempo a recorrerlo todo, pero por lo menos entramos gratis por la hora. Muchas exhibiciones de maquinarias, vehículos y ciencia en general, un lugar enorme con muchos artefactos de tamaño real (barcos, aviones, locomotoras, etc.).



Más tarde volvimos al parque nuevamente y pasamos un rato mirando a la gente y viendo como peleaban los gansos. Pero lo mejor del parque estaba por venir, caminamos un poco más hasta dónde hay una pagoda china y un biergarten o jardín de cerveza. Nos encontramos con un espacio abierto con muchas mesas largas para compartir y una cantidad de gente impresionante. Cientos de personas tomando cerveza, dónde el tamaño estàndar es un litro, aunque a veces venden de medio también, y comiendo algún plato tradicional o pretzels gigantes. Se sentía un ambiente muy festivo y una sensación de comunidad muy interesante, parecía como que todo el pueblo se reunió para celebrar algo, y si bien eran pocas personas en comparación a la población de la ciudad, el lugar tenía una aspecto medieval.



Luego fuimos a cenar a otro lugar típico, la cervecería real Hofbrau. Con una decoración típica es un lugar muy alemán, ese alemán cliché de todos se imaginan. Incluso hay gente con vestimenta tradicional, aunque no sólo ahí, muchos hombres y mujeres van por la calle vistiendo la ropa clásica de Bavaria, esa que vemos en los recuerditos de Villa General Belgrano. Volviendo al restaurant, por suerte tenían algunos platos vegetarianos y la verdad que fueron muy buenos y abundantes, cerveza no falto y también había una banda en vivo alegrando la noche.



Volvimos a buscar nuestras mochilas y fuimos a la estación a tomar el tren nocturno a Budapest.

Munich nos gustó mucho y aunque tiene muchos lugares que mantienen la tradición Bávara es una ciudad elegante y bastante limpia. No nos sorprendió tanto como Berlin pero es un lugar muy lindo para visitar, sobre todo si te interesa la cerveza, aunque no sólo se trata de eso la ciudad.

No comments:

Post a Comment